Translate

martes, 22 de agosto de 2017

EL COMPORTAMIENTO EN PÚBLICO DE LOS NIÑOS

Con frecuencia, las salidas a lugares públicos o las visitas con niños pueden convertirse en situaciones comprometidas en las que nuestros hijos pueden sorprendernos con conductas a las que no estamos acostumbrados. Para empezar,  conviene analizar qué sucede en estas situaciones y porqué suelen convertirse en situaciones "difíciles".

Existen varias razones, condicionadas tanto por el medio como por las personas implicadas en ellas, que pueden poner a los niños más nerviosos de lo habitual. Suelen ser situaciones fuerz de su contexto y de la rutina a la que están acostumbrados. Situaciones poco agradables en las que se aburren o, simplemente están poco preparadas para que participen los niños. 

Nuestro comportamiento en lugares públicos está condicionado y, probablemente, es distinto al que el niño está habituado. Generalmente, en estas situaciones, no actuamos de la misma manera que lo haríamos en casa. Ante una actitud caprichosa o cualquier otro comportamiento inadecuado, para evitar que nos ponga en evidencia, cedemos más fácil y rápidamente a sus demandas, y esto provoca que el niño aprenda e, inevitablemente, intente aprovecharse de estas situaciones.

EL BUEN COMPORTAMIENTO EN PÚBLICO
Podemos recurrir a diferentes estrategias para que las salidas se conviertan en situaciones más agradables. en general, intentaremos que los niños no pasen, sobre todo si son pequeños e inquietos, un excesivo tiempo sometidos a estas situaciones. Dos o tres horas en el supermercado o en la consulta del médico provocará, con toda seguridad, cansancio y nerviosismo a cualquier adulto y, con más intensidad, a un niño. Si nuestro hijo no está acostumbrado a estas situaciones, es preferible someterle a ellas durante breves periodos de tiempo hasta que se habitúe. Por ejemplo, si no suele venir de compras con nosotros, lo mejor es llevarle un día a comprar el pan, otro a comprar el periódico, etc. antes de que nos acompañe a unos grandes almacenes durante toda una tarde.


Si nos anticipamos a la situación, es probable que no surja el problema. Por ejemplo, si debemos someter al niño a una larga espera en el médico, llevaremos algún material para entretenerle: un cuento, un muñeco, lápices y un cuaderno...
En otras ocasiones, hacer al niño partícipe y responsable de la actividad que se realiza, en la medida de sus posibilidades, puede evitar un comportamiento inadecuado. Por ejemplo, en el supermercado, podemos pedirle que nos ayude a meter los productos en el carro; si estamos de visita en casa de unos amigos, podemos pedirle que ayude al anfitrión a poner la mesa o que cuente lo que ha hecho en el cole.

Una forma de ayudar a nuestro hijo a controlar estas situaciones es proporcionarle información. Conviene que los niños sepan dónde van, qué va a pasar y qué cosas pueden o no hacer. Por ejemplo, si vamos al supermercado le contaremos previamente que ninguno cogerá lo que quiera o apetezca, sino lo que necesitamos; que no debemos tocar las cosas porque pueden estropearse o caerse, etc. Es conveniente que después le digamos si su comportamiento ha sido o no el que esperábamos.

Los padres debemos actuar de forma coherente con los mensajes que damos a nuestros hijos. Debemos ser modelos adecuados. En muchas ocasiones, los niños actúan por imitación. Dar respuestas coherentes con nuestras normas, e incluso reconocer nuestros errores, les ayudará a establecer unas pautas estables de conducta.

Además de ser coherente, resulta fundamental mantener una postura firme con las conductas y mensajes que transmitimos. Por ejemplo, durante las salidas, los niños suelen pedir que les compremos cosas. Habitualmente piden porque saben que pueden conseguirlas, porque en otras situaciones similares hemos cedido a sus demandas. En esas "otras situaciones similares", probablemente nuestro hijo recurrió a la rabieta y consiguió lo que quería. Nuestro hijo, simplemente ha aprendido qué hacer para conseguir lo que quiere. En estos casos, lo primero que debemos hacer es cuestionarnos si ceder en un momento determinado, por evitar una situación comprometida públicamente, ayuda o aminora las posibilidades de que se repitan en el futuro. Indudablemente, ceder hace que el niño aprenda comportarse inadecuadamente para conseguir lo que quiere.
La otra opción supone mantenerse firme en la postura o decisión tomada. Con ello no conseguiremos que cese de llorar o gritar en ese momento, pero será más probable que no recurra al llanto en otras ocasiones. Al mismo tiempo, estará adquiriendo normas de comportamiento social, aprendiendo que cuando demanda cosas de forma correcta puede obtenerlas.


Para que nuestras decisiones en este sentido sean efectivas exigen la implicación y adopción de una postura común por parte de todos los adultos que vayan a estar con el niño. De nada sirve que los padres digamos a algo que no, si otro familiar accede a sus caprichos o peticiones.

viernes, 18 de agosto de 2017

jueves, 17 de agosto de 2017

lunes, 14 de agosto de 2017

EL CONTROL DE ESFÍNTERES

Para que un niño adquiera el control de esfínteres debe estar lo suficientemente maduro. Como edad de referencia, se considera que alrededor de los dos años y medio puede estar ya preparado para abandonar el pañal. 
A partir del año y medio, algunos niños se dan cuenta de que tienen el pañal sucio o del momento en el que se lo están haciendo. Por lo general, suelen controlar primero el esfínter anal y, posteriormente, se realiza el control de la vejiga. Suelen pasar unos meses desde que se consigue el control de esfínteres durante el día hasta que se consigue durante la noche. Hay que tener en cuenta que cualquier situación que produzca en el niño inquietud o tensión puede entorpecer este proceso.


REQUISITOS PARA PODER CONTROLAR ESFÍNTERES

* Una adecuada madurez física

* Una adecuada madurez psíquica

* Una predisposición por parte de la escuela y la familia para asumir todo lo que conlleva el proceso

* Que el niño se de cuenta de las sensaciones que produce el hacerse pipí o caca (esta mojado o sucio)


ETAPAS EN EL PROCESO DE CONTROL DE ESFÍNTERES

1. Primera etapa: El niño es capaz de decir que se ha hecho pipí o caca en los pañales

    Pautas a seguir


    - Felicitarle cada vez que diga que ha hecho pipí o caca

  - Cambiar el pañal, enseñárselo y mostrarle cómo se tira a la basura, incluso puede tirarlo él


2. Segunda etapa: El niño percibe en los momentos previos o durante el acto, pero es incapaz de retener
                               
    Pautas a seguir

    - No ir corriendo al baño a cambiarlo

    - Dejarlo solo y tranquilo durante un rato con el pañal sucio

    - Transcurrido este breve periodo de tiempo, cambiarle el pañal y animarle para que avise la
      próxima vez


3. Tercera etapa: Es capaz de retener y decir cuando se hace caca o pipí

     Pautas a seguir

     - Ir rápidamente al váter o al orinal y sentarlo

     - Despedir "alegremente" a la caca o al pipí

     - No dejar que utilice el orinal mientras ve la televisión

     - No darle importancia si alguna vez se le escapa la caca o el pipí

     - Elogiar cada vez que consiga hacer caca o pipí en el váter o en el orinal


LA MEJOR ESTRATEGIA

Para el control intestinal

+ Siéntale en el orinal dos veces al día. Una media hora después de desayunar y comer o cuando tu veas que suele hacerlo.

+ Explícale con palabras sencillas porqué debe hacerlo

+ Si no quiere sentarse en el orinal no le fuerces y si le cuesta estar sentado en él, enséñale fotos o leéle un cuento.

+ No le dejes sentado más de 5 ó 10 minutos si no hay resultados.

+ Si los hay, felicítale por haberlo logrado.


Para el control diurno de la orina

+ Quítale el pañal y siéntale en el orinal cada 2 horas o cuando él lo pida. No le vuelvas a poner el pañal hasta la siesta o la hora de dormir.

+ No le dejes sentado más de 10 minutos y felicítale por sus logros.

+ Cuando sea él quien pide tu ayuda o sea capaz de orinar repetidamente por sí mismo, ya tiene conseguido el aprendizaje.


La actitud de los padres


* Debéis estar relajados y no asumirlo como un reto difícil.

* Coordinaros con el profesor de vuestro hijo y adoptar pautas comunes de actuación.

* No lo comparéis con otros niños o hermanos. Tened paciencia y en ningún caso castigarle o ridiculizarles.

* Elogiar los progresos por pequeños que sean.

* Una vez que hayáis decidido quitar el pañal, no volver atrás, salvo casos excepcionales.

* Ponerles ropa cómoda que os facilite el proceso.

* Intenta que se controle por la noche cuando ya lo haya conseguido de día se se despierta más de una mañana seco.

* Los primeros días que duerma sin pañal, llevarlo al baño alrededor de la media noche.


Una vez que se ha conseguido el control de esfínteres es conveniente que iniciéis al niño en hábitos relacionados con el uso adecuado del WC:

_ Subir y bajar la tapa del WC antes y después de usarlo.

_ Cerrar la puerta del baño mientras se está utilizando el WC y después de usarlo.

_ Hacer pipí o caca sin mancharse.

_ Cortar el papel higiénico, no mancharse al utilizarlo y tirarlo al WC.

_ Tirar de la cadena cuando haya finalizado.

sábado, 12 de agosto de 2017

viernes, 11 de agosto de 2017